Centro Terapéutico

Comunicación

Ultrafeministas y ultraindignadas

Nunca es un buen momento ni son buenas las formas. Nunca te va a gustar que te digan lo que no quieres oír. Nadie se levanta de la cama pensando que ojalá le digan que es un macho ideológicamente indistinguible de Torrente, por mucho que haya invertido en marketing pijiprogre. Como mucho, algún día llegarás a ser el falso aliado que dice que sí, que hay que hacer cosas, pero sin enseñar las tetas ni romper cristales.